Cookie usage on this site

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. By continuing to use our site, you accept our use of cookies. Read more about how we use cookies in our Privacy Policy.

La perfección de la precisión

El cazador exige a su munición un rendimiento óptimo. Pero solo la mejor munición garantiza el éxito en cada tipo de caza. Los cartuchos de rifle RWS satisfacen las mayores exigencias en cuanto a seguridad y rendimiento.   

Esto se garantiza mediante un proceso de producción en el que la precisión es lo más importante. En todos los cartuchos de RWS se controla la calidad en los más de 100 pasos de su producción. Solo cuando todos los componentes – desde la cápsula iniciadora hasta el proyectil, pasando por la vaina y la pólvora – han superado este procedimiento tan exigente, se comienza con la elaboración.   

También aquí el control de calidad juega el papel principal. A la hora de la elaboración, los componentes se combinan entre sí con la máxima precisión. En el proceso de producción se presta especial atención a respetar todos los parámetros de la ley general de municiones y armas alemana. A esto se añaden las altas exigencias que RWS ha desarrollado a lo largo de los años respecto a la balística y la precisión.   

Otro factor de calidad de este proceso de producción de gran valor son nuestros colaboradores. En muchos casos, hasta los cazadores más apasionados aportan sus experiencias al proceso de producción de los cartuchos para rifles de RWS. Para poder conseguir productos precisos perfectos.     

 

Perfectos hasta en el más mínimo detalle 

Cartuchos RWS 

El cartucho perfecto se caracteriza por la alta calidad de sus componentes y por la perfecta combinación de estos entre sí. Los cartuchos RWS cumplen este requisito en todos los sentidos, desde la cápsula iniciadora, pasando por la vaina y la carga de proyección, hasta el proyectil. Así lo garantiza nuestro proceso de elaboración de alta calidad. 

En primer lugar, cada vaina cuenta con la cápsula iniciadora más apropiada. A continuación, en los proyectiles de fabricación idéntica, se pinta la junta anular para distinguir dentro de un determinado calibre los proyectiles pesados de los ligeros. Para obtener una balística absolutamente uniforme, se añade la carga de proyección en dosis exactas. La colocación del proyectil es un trabajo totalmente a medida. La longitud del cartucho se controla para garantizar la máxima precisión y la boca de la vaina se comprime para que el proyectil quede perfectamente asentado.   

Cada uno de estos pasos es sometido a controles tanto electrónicos como visuales. Los controles finalizan, antes de empaquetar los cartuchos, supervisando con la máxima exactitud si cada uno de ellos tiene las medidas justas para cargarlo en el arma (galga).  

Mucho más que una vaina vacía

Un proceso de producción minucioso garantiza los altos estándares de calidad que se reconocen a nuestras vainas RWS. El estampado de los discos se realiza tras un riguroso control de entrada en nuestro laboratorio. Los discos se someten a un prensado de hasta 150 t y a continuación se forman las vainas en varias fases de trabajo. Las vainas se recuecen, decapan y limpian repetidamente. Los varios recocidos sirven para optimizar la estructura de ensamblaje de los materiales: Las vainas pueden soportar la presión de los gases si cuentan con la obturación adecuada ya que se crea un material inteligente que se dilata en función de la presión para después volver a su estado inicial. 

El decapado y la limpieza garantizan el aspecto brillante de las vainas RWS. Gracias al doble prensado del fondo de la vaina y del alojamiento de la cápsula iniciadora, esta parte de la vaina es extremadamente resistente. Esta dureza extrema crea un asiento seguro para la cápsula iniciadora ya que impide que el alojamiento se dilate cuando la presión de los gases es muy elevada. Una vez realizado el conificado y golleteado de la boca de la vaina, se perfora el oído, se moldea el reborde y se vuelve a cortar la vaina. A continuación, se recuece la boca de la vaina por última vez. Después de cada uno de estos pasos de la elaboración, se efectúa un control manual de las medidas con diferentes galgas para garantizar que las vainas respetan al máximo las medidas. En el control visual completo que se realiza al final se controla sobre todo el aspecto ya que las vainas que no respetan las medidas ya han sido descartadas en las fases anteriores. 

Para controlar la calidad, se somete a las vainas terminadas a esfuerzos extremos. Las vainas de prueba se disparan con un 10% de sobrepresión en cañones de prueba especialmente preparados con cotas de fijación en parte no admitidas de 0,2 mm hasta 0,4 mm. Estas cotas de fijación simulan las armas que realmente existen y se disparan en el mercado. Además, se disparan con un 30% de sobrepresión en cañones de prueba construidos según las especificaciones de la CIP

Este programa de pruebas es mucho más amplio de lo que exige la normativa en vigor. Incluso otros fabricantes nos confirman un método de prueba sin compromiso que pone de manifiesto de forma fiable los posibles defectos de la vaina. Por último, las vainas de los cartuchos de rifle tienen que soportar presiones de gas extremas de hasta 7.000 bar y son como el seguro de vida de los cazadores. Hemos desarrollado todas estas pruebas, las más exigentes del sector, para que usted pueda disfrutar siempre de la máxima seguridad. Una vaina que pasa nuestros controles de calidad tiene un formato especial: es una vaina RWS.  


"Las vainas RWS son garantía de seguridad y calidad. Esto puede parecer solo un dicho manido, pero nosotros nos esforzamos mucho para que sea una realidad. Todo empieza en nuestro laboratorio de prueba de materiales en el que se realiza un examen exhaustivo de todas las materias primas y termina con un control visual completo por parte de personal especialmente formado para ello. La medición exacta y la limpieza de las vainas después de cada fase del proceso de elaboración son para nosotros algo natural. De este modo conseguimos respetar las medidas y un aspecto brillante. Ambos factores son para mí de gran importancia y creo que este esfuerzo es único en el sector."

Peter Eismann (Jefe de producción de vainas en RWS y cazador)

Ignición en condiciones de seguridad

La parte más pequeña de los cartuchos RWS representa un estándar a nivel mundial   

  1. El sellado con pintura protege contra la humedad de forma fiable
  2. El fulminante es una mezcla sofisticada de material explosivo primario, sensibilizador, oxidante y reductor que garantiza el encendido seguro y duradero de la carga propulsora
  3. La cápsula, gracias al innovador sistema de recubrimiento, garantiza la protección incluso en presencia de condiciones atmosféricas extremas
  4. La forma y el asentamiento perfecto del yunque contribuyen al encendido rápido y seguro  

 

La producción de la cápsula iniciadora se lleva a cabo en unas instalaciones modernas. Comprende los pasos de estampado, formación de la cápsula, introducción de la masa iniciadora, secado y prensado, antes de ajustar el yunque. Con los medios de prueba optoelectrónicos más modernos examinamos si se han producido desviaciones en su composición y si respetan las medidas. La sensibilidad de encendido se controla con tal exactitud que la ignición tiene lugar con absoluta seguridad cuando se produce un golpe suficientemente profundo y centrado del percutor del arma. Para ello, nuestra masa fulminante cumple los requisitos más exigentes. RWS creó ya en 1918 un estándar que se ha impuesto a nivel mundial: la tecnología Sinoxid sin mercurio, a base de estifnato de plomo y tetraceno. El estifnato de plomo se puede conservar muy bien y posee propiedades de ignición muy buenas. Al añadir tetraceno, se controla la sensibilidad de la cápsula iniciadora consiguiendo una masa fulminante con un funcionamiento más fiable y de manejo más seguro: la mezcla es lo suficientemente sensible pero al mismo tiempo lo más insensible posible, con lo que el disparo se inicia de forma absolutamente segura. La máxima precisión posible se garantiza a través de la combustión uniforme que por su parte garantiza el acierto en el blanco. Además, esta masa fulminante carece de mercurio. Por último, la tecnología Sinoxid protege el arma al evitar que se formen residuos que pueden dañarla. 

Pero esto no es todo. La nueva tecnología Super Clean (Sintox) es además extraordinariamente insensible a la temperatura garantizando la máxima seguridad de funcionamiento incluso en condiciones extremas: entre -60 y +60 grados centígrados. Por otro lado, se ha eliminado el contenido de plomo en esta masa fulminante, con lo que no se produce ninguna contaminación con metales pesados en el entorno directo de los tiradores o para los controladores de las posiciones de tiro en los entrenamientos en las instalaciones de tiro cubiertas.   

Super Clean – el estándar mundial del futuro.

"La tecnología de ignición es uno de nuestros puntos fuertes. La que supuestamente es la parte más pequeña del cartucho es fundamental para el funcionamiento de todo el cartucho. La ignición influye en la combustión uniforme de la carga de proyección y con ello contribuye al efecto final de precisión y seguridad. Aquí en Fürth se han establecido los estándares mundiales en cuanto a mezcla fulminante. El fulminante SINOXID es hasta ahora el estándar utilizado en prácticamente todos los cartuchos de calidad para rifles. También procede de nuestra fábrica la mezcla iniciadora SINTOX, más conocida como Super Clean. Este fulminante, que no contiene metales pesados, es en nuestra opinión el fulminante del futuro."

Dr. Ulrich Bley (Director del laboratorio químico de RWS)

El secreto es la mezcla

Carga de proyección no significa solo pólvora. En realidad las cargas propulsoras se componen principalmente de nitrocelulosa en estado gelatinoso con componentes especiales. Una carga de proyección monobásica es una carga propulsora fabricada a base de nitrocelulosa pura. En la munición con un proyectil cuyo peso es proporcionalmente bajo, pero con mayor velocidad en la boca del cañón, es decir, la munición de alto rendimiento con trayectoria amplia, la energía de la nitrocelulosa pura no es suficiente. En este caso se emplea una carga de proyección bibásica o tribásica con la que se genera mayor energía aumentando la cantidad de nitroglicerina o de sustancias similares. 

Las materias básicas, la geometría y el tratamiento de la superficie determinan cómo se quema la carga propulsora. En los cartuchos para rifle se utiliza sobre todo una pólvora progresiva en la que la velocidad a la que se quema la carga, lenta al inicio, va aumentando progresivamente a medida que pasa el tiempo. 

RWS trabaja con más de 40 cargas de proyección que compramos a los fabricantes europeos más importantes según nuestras especificaciones. Antes de utilizarlas, en el laboratorio se controla si respetan las características especificadas para cada una de ellas. Además, RWS colabora ampliamente en el desarrollo de diferentes aditivos para las cargas de proyección. De este modo nos aseguramos de que nuestros cartuchos para rifle contienen aditivos especiales que, por ejemplo, protegen contra la contaminación durante el vuelo o reducen el destello en la boca (flash control).  

En general, se distinguen 3 tipos de proyectiles

El proyectil deformable  

se deforma en forma de hongo al impactar con el cuerpo de la presa y mantiene su masa estable. Esta concebido de tal modo que no pierda prácticamente peso en el cuerpo de la pieza. Por ejemplo, EVOLUTION: la eficacia se consigue sobre todo gracias a la expansión transversal del proyectil que se deforma uniformemente y al peso que se mantiene invariable.

El proyectil de fragmentación parcial

está construido de tal modo que se fragmenta de manera controlada hasta alcanzar un determinado cuerpo residual. Ejemplo, DOPPELKERN: Este proyectil de fragmentación parcial mantiene siempre una masa residual del 60%. Un proyectil semiblindado como el KS o TM pertenece también a los proyectiles de fragmentación parcial en los que el cuerpo residual puede variar ligeramente en función de la resistencia del blanco o de la velocidad del proyectil. La eficacia de este tipo de proyectil se basa en la destrucción orgánica masiva a través de los fragmentos de proyectil liberados de forma controlada y del cuerpo residual definido. La fuerza de aspiración del cuerpo residual hace que la mayor parte de los fragmentos del núcleo delantero salgan del cuerpo de la presa.

El proyectil blindado

forma parte de los proyectiles con forma y masa estables. No se fragmenta y se deforma solo mínimamente dependiendo de la resistencia del objetivo. El efecto de fondo y la liberación de energía se consiguen gracias a la “colocación transversal” retardada del proyectil en el cuerpo del animal.  

El desarrollo de nuestros proyectiles va acompañado científicamente de más de 1.000 disparos en nuestros cotos de caza de prueba. Además, realizamos disparos de prueba sobre gelatinas que tienen una consistencia muy similar a la de la carne de los músculos. Los resultados nos sirven para conocer la forma en la que incide la energía del proyectil en el cuerpo del animal. Los disparos a bloques de gelatina se completan con el abatimiento de un número de piezas de caza válido desde el punto de vista estadístico, de tal modo que se pueda valorar con exactitud y en toda su amplitud la eficacia de los proyectiles desde el punto de vista de la balística interior, exterior y de efectos. En las páginas 30 a 37 se ilustran los disparos a bloques de gelatina de nuestros proyectiles especiales RWS (diámetro .30). El vídeo High-Speed-Filme disponible en www.rws-munition.de muestra de forma contundente la eficacia de nuestros proyectiles especiales.

Orificio de impacto simulado en un bloque de gelatina:

La elección correcta

El calibre 

Para elegir el calibre más apropiado hay que tener en cuenta su descripción completa, incluidas las posibles indicaciones adicionales. Por ejemplo, 7 x 64: el primer número, “7“, indica el diámetro del proyectil, el calibre redondeado del cañón del rifle o del proyectil en milímetros. El número “64“ indica la longitud de la vaina, también en mm. En los países anglosajones, los calibres se indican normalmente en pulgadas (1 pulgada = 2,54 cm), sin tener en cuenta la longitud de la vaina. En su lugar, a menudo se ofrecen indicaciones sobre el origen del calibre. Por ejemplo, en el “30-06“ se trata del calibre de 0.30 pulgadas y del año de construcción 1906. A menudo también se indica el fabricante que comercializó por primera vez el cartucho, como, por ejemplo, en el caso del 6,5 x 65 RWS o el .30R Blaser. 

 

Calibre para la veda 

Con este nombre se designa el calibre que a menudo se usa para la caza en los períodos de veda de las especies cinegéticas de caza mayor y menor. Se trata normalmente de munición de pequeño calibre, como, por ejemplo, la .22 Hornet.  

La pintura de la junta anular 

Los cartuchos del mismo calibre pueden llevar proyectiles de peso distinto, aunque sean de la misma construcción. RWS permite distinguir el cartucho adecuado de forma sencilla: los cartuchos con proyectiles pesados llevan pintura en la junta anular: una marca roja o verde en el pistón.   

Dentro de un mismo calibre se hacen las siguientes distinciones: 

  • Proyectil con el menor peso: sin pintura en la junta anular 
  • Proyectil de peso medio: pintura verde en la junta anular 
  • Proyectil más pesado: pintura roja en la junta anular     

Caso especial 8 x 57 IS / IRS 

Del cartucho 8 x 57 existen en RWS tres calibres diferentes (IR, IS, IRS): todos tienen una vaina de 57 mm de longitud, solo presentan pequeñas diferencias en las nervaduras y en los surcos. Para poder diferenciarlos claramente entre sí, los cartuchos con el mayor diámetro del proyectil llevan la indicación adicional S. Además, en los cartuchos RWS la junta anular está pintada de negro.  

Información a mano

El embalaje

Todas las cajas de cartuchos RWS indican de forma visible en el embalaje las características balísticas de rendimiento para que se pueda consultar esta información rápidamente en el coto de caza. Una solapa especial en la parte posterior de la caja ofrece una descripción detallada del proyectil, su eficacia e información adicional práctica para la caza.

Solapa separable con los datos balísticos y detalles sobre el proyectil para poder usarlos durante la caza

  1. Datos balísticos en el sistema métrico para poder hacer las correcciones exactas del punto de mira o utilizar compensadores de caída de la bala o retículas balísticas
  2. Fases de la deformación/fragmentación del proyectil para ilustrar el principio de eficacia
  3. Tipo de proyectil
  4. Indicación del calibre
  5. Peso del proyectil en gramos y granos (1 grano = 0,0648 gramos)
  6. Datos balísticos en el sistema imperial
  7. La marca de producción o el número de lote (2 cifras y 2 letras) ofrece información sobre la serie de producción a la que pertenecen los cartuchos  

"Las nuevas cajas de RWS contienen toda la información que necesita el cazador para responder a la siguiente pregunta: “¿Es este el proyectil que necesito?“ Todas las características del producto se indican de forma sencilla y en la imagen se puede ver el funcionamiento del cartucho. Para nosotros es importante poder orientar al cliente en nuestra inmensa gama de productos. En combinación con los folletos, la página web de RWS y la nueva aplicación para móviles de RWS, cualquiera puede encontrar el proyectil o el calibre que mejor se adapta a sus necesidades. Como quien dice, de cazador a cazador."

Doris Adam (Directora de ventas internacionales de RWS)

Mobile-Menü schliessen
«